10 razones para NO convertirte en un lector adicto

Posted on April 12, 2016

Desde tu más tierna infancia la literatura ha intentado acercarse a ti sigilosa y audazmente para camelarte y enredarte en sus redes. Al principio, con esos libros de colores repletos de dibujos que perecían susurrar “ábreme”. Más adelante, en la adolescencia, a través de esa inocente novela que un amigo te recomienda y que crees que será un simple y pasajero entretenimiento. En el colegio, en el instituto, incluso en la universidad, no paraste de escucharlo: hay que leer, leer mucho, leer sin parar, todo son ventajas. ¿Y qué ha ocurrido? Lo que era de esperar: ¡Te has convertido! ¡Eres adicto/a a la lectura! No has podido resistir el suave tacto de sus páginas ni el embriagador aroma a libro nuevo.

Lo que no te contaron es que ser un lector empedernido no es, ni mucho menos, tan idílico como se pinta. Un libro realmente bueno (curiosamente tu género favorito) intentará sacar lo peor y lo mejor de ti al mismo tiempo, te romperá el corazón y te lo recompondrá de una página a otra. Por eso hoy queremos dedicar este post a explicar a todos los lectores amateurs incautos que pasen por aquí los 10 motivos por los que ser un adicto a la lectura no es tan divertido como parece ;)

#1. Te sientes parte de la historia… a pesar de no serlo

Es inevitable que, en el momento de leer una historia de amor, terror o suspense, tengas la sensación de sentirte como los propios protagonistas. ¿Qué pasa cuando cierras el libro? Que aflora la cruda verdad: “¿Por qué no me pueden amar así? ¿Por qué me ha tocado a mi vivir en el mundo real?”. Aunque al leer las líneas nos identifiquemos y sintamos lo que el personaje siente, no tenemos la suerte de esa chica o chico sencillo que encontró a su media naranja de la forma más romántica posible en una gran ciudad. ¡Triste, pero cierto!

#2. El autor puede matar a tu personaje favorito en cualquier momento

¿Por qué? Es tu personaje favorito, ¡el que te identifica y al que amas! Seguramente, tras su inesperada pérdida, te entren ganas de abandonar la lectura, pero tu adicción ni siquiera te permite ese privilegio. ¡Necesitas saber el final! A pesar del dolor, de las ganas irrefrenables de buscar al escritor y preguntarle dramáticamente “¿por qué lo has hecho?”, lo único que puedes hacer es calmarte, recordar que el autor murió hace 30 años y seguir leyendo con lágrimas en los ojos.

#3. Si prestas un libro, jamás volverá

Suena a cliché y, sin embargo, la realidad es exactamente esa: ¡No volverás a ver ese libro! Aunque sea la persona más responsable del universo, la conozcas de toda la vida y la veas a diario, ese libro que le prestaste no va a aparecer más en tu biblioteca. Si quieres sobrevivir como lector no te queda otra opción que respetar la Regla de Oro: ¡Los libros no se prestan!

#4. No puedes salir de casa sin tu libro

¿A quién le importa el bolso, la cartera o las llaves? Un lector verdadero solo se hace una pregunta a la hora de salir de casa: ¿Tendré la oportunidad de leer en el lugar al que voy? Si eso ya te ocurre, no hay otro diagnóstico: ¡Eres adicto! Vas a leer en todas partes: en el banco, en el transporte público, en la calle, en tu trabajo, en la discoteca, bajo la lluvia,…

#5. Quieres comprar cientos de libros, pero no tienes dinero

Aunque organices tus ingresos para gastar “solo lo necesario” en libros, ¡nunca es suficiente! ¡Siempre quieres más! Para un adicto a la lectura es imposible parar de comprar. La mayoría parecen tan interesantes, te llaman, te aclaman, están allí tan limpios y nuevos, esperando a ser leídos por ti… ¡No hay más remedio que llevárselos a casa! Aunque a fin de mes no quede otra alternativa que alimentarse a base de contraportadas.

#6. Pasas la noche en vela porque no puedes parar de leer

¿Cuántas veces has dicho eso de “termino el capítulo y me voy a dormir” y 6 capítulos más tarde seguías ahí? ¡Imposible parar!

#7. Te unes a todas las redes sociales sobre libros

Existen muchas más personas que, como tú, son adictas a la lectura. ¿Por qué no preguntarles qué piensan sobre el final de la trilogía que acabas de terminar, qué te recomiendan o cuáles son sus libros favoritos? Los largos debates sobre quiénes son los mejores escritores y los protagonistas más guapos son el día a día de cualquier lector, así que piénsatelo bien.

#8. La película siempre, siempre, te parece peor que el libro

Cuando te enamoras de una historia y la lees al menos dos o tres veces antes de que salga la película, siempre esperas que la adaptación al cine sea exactamente igual al libro: que te haga sentir las mismas emociones, que te haga llorar y reír de nuevo con la misma intensidad. ¿Qué ocurre en realidad cuando sales del cine? “La película me decepcionó”, “el actor no llenaba el papel”, y otras muchas frases de decepción, mientras el resto de inocentes espectadores que no leyeron el libro salen con los ojos como platos y una amplia sonrisa. “¡Por favor, yo habría dirigido esto mucho mejor!”.

#9. Corres el riesgo constante de que la historia no termine como esperabas

Típico: estás obsesionado con el libro, no paras de leerlo ni en la ducha porque debes saber cómo termina. El libro de 500 páginas lo devoras en 2 días, no comes, no duermes, ni sales de tu casa solo por conocer todos los detalles y llegar hasta la última letra pero resulta que… termina completamente diferente a como lo imaginabas, o peor aún, la historia se cierra con un final abierto. “¿Qué le pasa al autor? ¿Por qué terminó el libro de esta manera? ¿No se le ocurrió nada mejor? ¡Quiero saber más!”

#10. Sientes un tremendo vacío con cada obra que terminas

Cuando eres adicto a la lectura, es inevitable sentir un profundo vacío vital al terminar un libro. Una parte de ti se aleja al recorrer con la mirada la última página, y no importa lo mucho que te mentalices, nunca estás realmente preparado para ese momento. Los personajes son como parte de tu familia y quieres saber qué fue de ellos más allá del libro: ¿qué pasó con Harry, Ron y Hermione?¿Cómo continuaron sus vidas, sus historias, sus anécdotas?

.

¿Hasta qué punto te identificas con estos diez motivos? ¿Estás preparado/a moralmente para convertirte en un adicto/a a las letras? No seremos nosotros quienes intenten convencerte de no cometer tan maravillosa imprudencia :P Si quieres empezar ahora mismo tienes las puertas de www.sttorybox.com más que abiertas. ¡Adelante!

¿Te gusta leer o escribir? Visita www.sttorybox.com, el Lugar de las Historias

Comentarios

comentarios