4 consejos para enganchar al lector de Abel Amutxategi

Posted on March 17, 2016

¡Hola! :)

Hoy traemos un post muy especial. Ya sabéis que todos nuestros encuentros a lo largo y ancho del blog son especiales para nosotros, pero no todos los días se tiene el honor de contar con un invitado tan interesante y ágil en esto de las letras como el que nos acompaña hoy. Si estuvisteis por aquí durante el IV Concurso puede que ya lo conozcáis: se trata de Abel Amutxategi, antiguo jurado y amigo de Sttorybox, que va a tomar el relevo este jueves para contaros algunos truquillos literarios y desvelar una gran noticia. Voy a por mis palomitas y os dejo con él ;)


¡Hola a todos! Algunos de vosotros me recordaréis como jurado del IV Concurso de Relatos de Sttorybox, otros me conoceréis por mi trabajo en el portal “Cómo escribir un libro (sin morir en el intento), pero hoy estoy aquí por otro motivo.

Quiero presentaros mi última novela. Se titula “Su muerte, gracias, y es una mezcla de humor y fantasía en la línea de autores como Terry Pratchett o Christopher Moore que estoy seguro de que interesará a muchos de vosotros. Y he decidido presentarla de una forma muy especial: compartiendo cuatro trucos que os ayudarán a conservar la atención del lector hasta el final de vuestra novela. Porque eso es lo que queréis, ¿verdad? ¡Vamos allá!

1. Establece un conflicto externo claro

Se ha dicho muchas veces que no hay historia sin conflicto, y yo no podría estar más de acuerdo con ello. Pero, ¿qué es el conflicto? El conflicto es el desequilibrio de fuerzas que se da cuando el protagonista no puede conseguir lo que desea. Y eso que desea puede ser, literalmente, cualquier cosa: desde los planos de un avión espía en una historia de detectives, hasta reconciliarse con la memoria de su padre fallecido años atrás en una historia de corte más intimista.

El conflicto externo, que es el que ahora mismo nos interesa, es el que da respuesta a una pregunta que estoy seguro de que te habrán hecho muchas veces: “¿De qué trata la historia que estás escribiendo?”. 

En el caso de ‘Su muerte, gracias‘, la respuesta es muy sencilla: trata de un vendedor de suicidios fracasado que se ve obligado a encontrar su primer cliente… aunque luego ya veremos cómo se le complican las cosas.

2. Haz que el lector empatice con tu protagonista

Pero tengo una mala noticia: por elaborado que sea tu conflicto externo, al lector no le importará nada tu historia si no le haces empatizar con su personaje protagonista. Y el mejor modo de lograr eso es construir un sólido conflicto interno.

El conflicto interno lo conforman todos los fantasmas a los que tendrá que vencer tu protagonista para conseguir los planos del avión o reconciliarse con la memoria de su padre.

En el caso de ‘Su muerte, gracias‘, nuestro particular vendedor de suicidios, Samuel, trabaja a las órdenes del padre de su novia en la empresa Hasting-Marchena Asociados. Y, siendo muy generosos, digamos que el Sr. Hasting no aprecia demasiado a Samuel. Siendo generosos. Mucho.

La resolución de la novela tendrá que cerrar las incógnitas abiertas tanto por el conflicto externo como por el conflicto interno… y tendrá que hacerlo de un modo satisfactorio si no quieres que los lectores huyan despavoridos de tu siguiente trabajo.

3. Aumenta lo que hay en juego

Los humanos somos como somos y nos aburrimos pronto. ¿Conseguir un cliente para una empresa de suicidios? ¿Ganarse la estima del futurible suegro de uno? ¿De verdad? ¿Quieres entretenerme con eso durante 350 páginas?

Así que, si quieres conservar la atención del lector, más te vale hacer que cada vez haya más cosas en juego para tu protagonista a medida que vaya avanzando la historia.

En el caso de ‘Su muerte, gracias‘, al ser una novela de humor, decidí jugarme el todo por el todo y hacer que el mundo mismo llegue a estar en peligro gracias al “buen hacer” de Samuel.

4. Establece un límite temporal

Y, por supuesto, todo esto que os estoy comentando llega al paroxismo si a nuestro protagonista le damos un límite de tiempo para resolver (o al menos para “tratar” de resolver) todos sus problemas.

Si los planos del avión tienen que conseguirse antes del ataque enemigo, la reconciliación tiene que consumarse antes de que la casa familiar llegue a venderse, etc.

Esta técnica también la utilicé en mi novela, pero prometí por Terry Pratchett y Tom Sharpe que no desvelaría nada importante de su trama.

Así que, si queréis saber más, os animo a haceros con ella desde el portal de la propia editorial. Está disponible tanto en papel como en formato electrónico ;)

¡Nos leemos!

Soy algo que redacta, cuenta historias, y hace cosas con imágenes. Preferentemente divulgativas. A poder ser, sobre comida.

Comentarios

comentarios