Aprender a escribir V: Texto y Subtexto II

Posted on November 1, 2014

En la entrada anterior se introdujeron los conceptos de texto y subtexto. Veamos un ejemplo completo para entender definitivamente la naturaleza, finalidad y relación entre ambos términos.

En “La Fontana de Oro”, novela escrita por Benito Pérez Galdós, se nos relata en cierto momento de la historia que Lázaro, el protagonista, un muchacho afín al nuevo pensamiento liberal en la España del Trienio Constitucional iniciado en 1820, es castigado por su tío a residir en el hogar de Las Porreño, tres señoras de intachable comportamiento conservador y absolutista, para reformarse y abandonar su nociva ideología.

Las Porreño, llamadas Paz, Salomé y Doña Paulita, son miembros de una casa aristocrática venida a menos y caída en desgracia, son llamadas Las Tres Ruinas y de su pasado linaje solo conservan el afán por mantener la compostura y la rectitud moral. No han conocido el amor verdadero y duradero y sus corazones desconocen lo que es recibir cariño desde hace años. Doña Paulita es la más joven. Beata y devota, entregada totalmente a la práctica religiosa, ejerce casi como una monja. Durante el libro se nos sugiere que de no haber sido por las circunstancias y por la influencia de sus parientes, Doña Paulita habría sido una mujer digna de un buen caballero por su personalidad y belleza desaprovechadas.

Cuando Lázaro es presentado por primera vez en la casa, el muchacho es inspeccionado por Paz, Salomé y Doña Paulita, a las que acompaña Clara, la prima de Lázaro, que también se encuentra confinada en la casa.

La escena se hallaba dispuesta de este modo:

Paz y Salomé estaban sentadas en la actitud ceremoniosa que les era habitual. […]. Detrás de las dos viejas, Clara y la devota (Doña Paulita) formaban otro grupo junto a un pequeño velador que sostenía la lámpara, cuya débil luz iluminaba aquel cuadro. El resplandor daba de lleno en el rostro del joven: en la sombra quedaban Clara y la devota, y los ojos negros, profundamente negros de esta, brillaban en el fondo sombrío de la sala con vivacidad felina. Las dos viejas, que volvían la espalda al segundo grupo, no veían nada; pero Lázaro, que estaba de frente, notaba la expresión atentamente curiosa y fascinadora de aquellos dos ojos, y se preguntaba qué podía haber en su fisonomía y en su persona que pudiera excitar la curiosidad infatigable de aquella señora.

¿Qué describe Galdós con el texto? ¿Qué muestra lo evidente? El examen inquisitivo con el que las Tres Ruinas reciben a Lázaro en su casa. La imagen es la de un joven amedrentado en lo que parece más un juicio que una bienvenida, dirigido por tres implacables mujeres que consideran la ideología de su huésped algo prácticamente herético.

Pero hay algo en movimiento más allá del texto. Galdós menciona con especial énfasis la curiosidad que se despierta en los oscuros ojos de Doña Paulita ante el nuevo inquilino de la casa. Sabemos que Doña Paulita es una devota intachable a la que incluso sacerdotes piden consejo en asuntos místicos, que siente piedad hacia los pecadores y siempre se ofrece a salvarlos, como ocurriría en el caso de Lázaro. Es pura bondad.

¿Tendrá su curiosidad origen en ese carácter benefactor?¿O es posible que Doña Paulita, que no ha conocido la tentación de la carne ni ha mostrado interés por un hombre jamás, sea capaz de estar sintiendo atracción por el muchacho? Galdós no lo afirma directamente, pero la información verdadera salta a la vista.
A lo largo de capítulos anteriores se nos insiste en el ejemplar comportamiento y devoción de la mujer pero, ¿es algo genuino o solo el producto de las circunstancias y de la influencia de sus parientes? ¿Es la personalidad de la mujer inquebrantable? Al final del capítulo Galdós nos deja bastante claro para nuestro entendimiento a qué se debe la curiosidad de Doña Paulita.

…la cara de la devota, que, después del sermón, volvió a fijar en él, desde el fondo sombrío de la sala, el intenso rayo de su mirada escrutador y ansioso, suficiente para turbar a otro menos tímido.

A partir de aquí se abren las preguntas. ¿Qué va a ocurrir ante esta nueva situación? Las creencias místicas y sagradas de la señora se resquebrajan y la atracción hacia el joven es algo diametralmente opuesto a lo que se espera de alguien de su posición y comportamiento. ¿Cómo va a actuar Doña Paulita a partir de ahora?

Pero la cosa todavía puede ser peor. Lázaro ama a Clara, la hija adoptiva de su tío, que ejerce en ese momento como sirvienta de Las Porreño. La situación de conflicto es evidente. Lázaro está ansioso por demostrar su amor a Clara, pero le es imposible hacerlo incluso viviendo bajo el mismo techo, estando como está bajo una vigilancia extrema. Por si fuera poco, una de las señoras de la casa parece haberse prendado de él, aunque Lázaro no se haya percatado de ello.

¿Qué te ha parecido? Una escena narrativa tiene y es conveniente que tenga varios propósitos.
En el ejemplo que hemos utilizado, el texto se dedica a describir literalmente la presentación de Lázaro a las Tres Ruinas. Su efecto es un avance en los acontecimientos de la historia.
Pero más allá de lo literal, la escena esconde otras lecturas. Este simple párrafo muestra un cambio en la mentalidad y en el deseo de uno de los personajes, Doña Paulita, que es arrojada sin duda a un conflicto interno poderoso. Por si fuera poco se abre además un conflicto general nuevo en la historia: ¿Cómo el amor de Lázaro y Clara podrá tener éxito en esta nueva tesitura? Es decir, la misma escena avanza también en los sentimientos, metas y relaciones de los personajes.

Lo mejor de todo esto es que es el lector el que consciente o inconscientemente se formula estas preguntas mientras lee, haciéndole partícipe de la historia. Su respuesta es seguir leyendo para comprobar si sus preguntas serán respondidas y de la forma que él vaticina o desea.

Espero que con estas dos entradas hayas entendido cómo la historia es expuesta de forma implícita y explícita al lector, y qué finalidad hay en utilizar una u otra forma.
¡No dudes en crear tus propias historias con texto y subtexto y compartirlas con nosotros en Sttorybox!

Amante de las letras profesional y escritor amateur. Comparto mi idilio con la literatura en sttorybox.com

Solo soy infiel a la escritura cuando me cruzo con el maravilloso mundo del cine y el dibujo.

Comentarios

comentarios