Aprender a escribir XII – Construyendo personajes

Posted on February 5, 2015

A la hora de crear personajes, es básico entender que ellos son los habitantes de tu historia. Son los que hacen que esta se convierta en algo verdaderamente interesante. No importa lo cuidadoso y escrupuloso que seas a la hora de describir el entorno y el contexto que los rodea, ni lo genuino de tu estilo literario, lo que realmente hace que un lector pase horas devorando un libro es el interés que despierta en él la vida de los personajes, su devenir y su inminente futuro.

Los personajes, al igual que las personas reales, son únicos e irrepetibles. Cada uno de ellos cuenta con un carácter distintivo y un conjunto de costumbres y formas de comportarse que lo distinguen de cualquier otro. Por decirlo así, igual que un artista tiene un estilo propio e inconfundible, un personaje cuenta también con su estilo individual, de tal manera que, a medida que lees, te dices a ti mismo: “Esto era justo lo que yo esperaba de este personaje”.

La lección elemental en este sentido es que hay que aprovechar cualquier oportunidad en el relato que nos resulte propicia para mostrar el carácter de un personaje. Es decir, si afirmamos que cada personaje es único y actúa de una forma concreta, esto debe verse materializado continuamente dentro de la narración.

¿Cómo conseguir mi personaje único?

Hay muchos niveles sobre los que intervenir para conseguir cumplir esta misión. Uno de ellos es lo que yo llamo de forma poco ortodoxa “Nivel de lo sutil”. Se trata de manifestaciones y detalles superfluos en relación con el argumento principal de la historia, pero que tienen como misión transmitir información interesante sobre la personalidad de los personajes. Son el conjunto de manías, hábitos, expresiones, valores, comportamientos y rasgos intransferibles que el personaje expresa como propios.

Gracias a las pistas que estos elementos van diseminando a lo largo del relato, un lector o espectador inteligente identificará, aceptará y comprenderá las acciones realizadas por un personaje concreto. En cierta manera tiene mucho que ver con el subtexto, que ya hemos explicado anteriormente.

Como siempre, vamos a recurrir a algún ejemplo para entender mejor este concepto.

Veamos un ejemplo en… Juego de Tronos

crear-un-personaje-escritura-sttorybox-aprender-escribir-ned-stark

En el primer volumen de la saga “Canción de Hielo y Fuego”, “Juego de Tronos”, el protagonista es Ned Stark, señor de las tierras del Norte que junto a otros seis reinos, forman el continente denominado Poniente, regido por el rey Robert Baratheon.

El rol del personaje de Ned Stark dentro de la novela es claramente el del personaje honorable, leal y responsable. No importa el qué ni el cómo, él siempre velará por la justicia y por administrarla de forma ecuánime si de él depende.

Un autor inteligente no debe decirnos directamente lo honorable que es uno de sus personajes. Un autor inteligente lo que tiene que hacer es contárnoslo. En el caso de George R. R. Martin, en las primeras páginas de “Juego de Tronos”, para evidenciar el profundo concepto de justicia y honor que profesa Ned Stark, recurre al siguiente evento:
En sus dominios, un prisionero es condenado a muerte por traición. Ned Stark decide llevar a cabo la ejecución él mismo porque, según explica: “El hombre que dicta la sentencia debe blandir la espada”.

Este hecho no está prácticamente relacionado con el hilo principal de la historia, pero sí interviene de forma sutil en la caracterización de un personaje. Stark, que es un alto señor de la nobleza, no recurre a verdugos ni a instrumentos de muerte para administrar justicia. No deja descansar la responsabilidad que le corresponde sobre hombros ajenos. Él se mancha las manos si la justicia lo reclama.

Esta anécdota, astutamente descrita en las primeras páginas del libro, nos permite comenzar a conocer la personalidad de Ned Stark. A medida que se repitan más ejemplos que ilustren su carácter y valores, llegaremos a conocerlo realmente y, en última instancia, comprenderemos fácilmente las acciones y decisiones que tomará, resultándonos coherentes y naturales.

Así pues, cuando Ned Stark es reclamado por su amigo, el rey Robert, para ser nombrado su nuevo consejero personal, Ned no aceptará hasta que le lleguen noticias de que el anterior consejero fue asesinado y que ello supone la existencia de una conspiración que puede estar dirigida contra la corona. Es decir, es el deber y la lealtad lo que le llevan a aceptar la proposición, no la satisfacción personal.

Igualmente, cuando Ned descubra un secreto inconfesable relacionado con la deslealtad de ciertos personajes cercanos a la figura del rey, en lugar de descubrirles directamente, les dará la oportunidad de confesar voluntariamente y huir, puesto que ante tal descubrimiento solo queda ser ejecutado sin contemplaciones.

Estas son solo algunas trazas elementales para entender rápidamente cómo a partir de pequeños gestos se puede transmitir la personalidad individual de un personaje y cómo sus acciones estarán motivadas por ella.
Lo más importante es ser consciente de que, como escritor, no debes limitarte simplemente a registrar lo que sucede, sino que tienes que contarlo, es necesario que aportes vida y sentido a lo que sucede en tu historia.

Visítanos la semana que viene para encontrar un nuevo ejemplo completo y exhaustivo de cómo mostrar la personalidad de los personajes de forma inteligente y, por supuesto, ¡comparte tus ideas con nosotros en Sttorybox.com!

Amante de las letras profesional y escritor amateur. Comparto mi idilio con la literatura en sttorybox.com

Solo soy infiel a la escritura cuando me cruzo con el maravilloso mundo del cine y el dibujo.

Comentarios

comentarios