Aprender a escribir IV: Texto y Subtexto

Posted on October 25, 2014

Texto y subtexto son dos conceptos ampliamente utilizados y referidos continuamente en los libros sobre narrativa. Estos dos términos apelan a un planteamiento muy sencillo: en toda narración existe una información que se muestra de forma explícita y otra que se infiere de forma implícita y que el lector debe desentrañar por sí mismo gracias a las pistas que el autor va dejando a lo largo de su obra.

La información explícita es el texto. Es la que los diálogos y explicaciones del narrador muestran de manera literal y superficial, es decir, las letras sobre el papel y su definición en el diccionario. Si un personaje dice a otro: “Hoy fui a ver a mi padre.” esa línea de diálogo contiene la información inequívoca de que el personaje ha ido a visitar a su familiar.

Por su parte, la información implícita corresponde al subtexto. Está parcialmente oculta y se deja disponible para que el lector la sobreentienda. Gracias a que los acontecimientos que suceden durante la historia son coherentes entre ellos y se relacionan entre sí, el lector es capaz de extraer esa información de manera lógica a medida que la historia avanza en una suerte de relación causa-efecto.
Lo más importante es que el subtexto tiene que ver con las emociones y actitudes que el personaje quiere transmitir realmente cuando habla. Es decir, es la verdad que hay oculta tras el disfraz del lenguaje.

Siguiendo el ejemplo anterior: “Hoy fui a ver a mi padre”. Si leemos esta frase sin un contexto asociado pensamos en la idea de que una persona ha visitado a su padre, le ha dado un cariñoso abrazo y le habrá contado sus problemas y sus novedades como es lo deseable en una relación saludable entre un padre y su hijo. Esto es lo que el texto expresa por sí mismo, como mencionamos antes.

Pero si somos lectores de una historia en la que sabemos que el padre del personaje que habla ha fallecido, como lectores sobreentendemos que a donde el personaje ha ido en realidad es al cementerio. Si además se nos ha informado de que el fallecimiento de su padre fue hace muchos años, intuiremos que se encuentra en un estado anímico especialmente negativo, de nostalgia o de tormento, que le ha empujado a ir a visitar la tumba de la figura paterna hace tiempo desaparecida. Pero todavía más, si está en nuestro conocimiento, gracias a la historia, que su padre fue asesinado, y que la persona a la que el personaje se está dirigiendo fue su asesino, esa línea de diálogo cobra especial significado y las posibilidades se multiplican. Puede ser incluso el momento decisivo de la historia, ese en el que el protagonista ha encontrado al asesino de su padre y se dirige a él irónicamente antes de ejecutar su venganza.

Como ves, texto y subtexto son dos dimensiones que van unidas y que emanan de los mismos recursos. Una misma línea de texto transmite los dos tipos de información: por un lado lo que el personaje dice pero, por otro, lo que está diciendo en realidad.

Como escritor lo que más te interesa practicar es introducir subtexto a tus tramas. El subtexto está íntimamente relacionado con los pensamientos y sentimientos de los personajes. A través de él se va desarrollando la dimensión interior de los mismos y su historia personal. El subtexto también se relaciona con el conflicto de tipo interno que veíamos en la entrada anterior del blog. Normalmente el conflicto interno ocupa los pensamientos y sentimientos de los personajes y estos expresan sus inquietudes y su progresión cuando el subtexto hace aparición.

No tienes que impregnar todos tus capítulos de subtexto. De hecho, hay obras donde el subtexto es una cuestión menor por el motivo que sea o porque el autor narra explícitamente todo lo que tenga que ver con el ánimo de los personajes. El subtexto es especialmente tenido en cuenta en la escritura de guiones, donde no existen el tiempo ni las páginas disponibles para desarrollar la psique de los personajes con tanta amplitud como sucede en cualquier libro. Por eso, pequeños momentos que dicen mucho sobre los pensamientos de ellos es economía pura para el cineasta.

El subtexto en la literatura tiene más relación con hacer partícipe al lector de lo que está leyendo, mantenerle emocionalmente vinculado a los sentimientos de los personajes sobre los que lee, entender sus problemas y hacerle preguntarse que sucederá próximamente en las relaciones entre ellos.

En la próxima entrada estudiaremos exclusivamente un ejemplo extenso de subtexto en una escena dentro de una obra de Benito Pérez Galdós. Mientras tanto, la lección básica que debes retener es comprender que el subtexto es la herramienta que permite a un personaje expresar un “Te quiero” mientras dice “Te odio”.

Prueba a crear una historia en la que practiques el uso del texto y el subtexto y compártela con nosotros en Sttorybox.

Amante de las letras profesional y escritor amateur. Comparto mi idilio con la literatura en sttorybox.com

Solo soy infiel a la escritura cuando me cruzo con el maravilloso mundo del cine y el dibujo.

Comentarios

comentarios