Entrevista a Javier Vargas, co-fundador de Sttorybox

Posted on June 16, 2015

¡Hola de nuevo!

Bienvenidos otra vez a nuestro ansiado (al menos para mí, espero que vosotros también podáis decir lo mismo) encuentro semanal. Hoy tenemos preparado algo muy especial, dejad que os explique por qué. Estamos a punto de anunciar una serie de interesantes novedades que revolucionarán nuestra plataforma, por lo que hemos decidido que ya va siendo hora de que hagamos un repaso a lo que Sttorybox es y ha sido hasta el momento. Como desafortunadamente ni nuestro logotipo ni nuestro unicornio puedes todavía hablar, hemos pensado quién sería el mejor guía turístico a la hora de hacer un recorrido por la historia de este almacén de cajas literarias. Y lo hemos encontrado.

Esta semana hemos contactado con uno de los fundadores de Sttorybox, Javier Vargas, para la noble misión de entrevistarle y daros la oportunidad de conocer un poco mejor los orígenes de todo esto. Y, como es muy majo, ¡ha dicho que sí! ¿Os apetece ver el resultado? ¡Adelante!

Javier Vargas contesta a nuestras preguntas

Miriam. —Hola Javi, gracias por pasarte por aquí y hacernos un hueco.

Javier. —Al contrario, gracias a ti por dedicarme el post :)

Miriam. —Vamos a empezar con una fácil. ¿Cómo definirías Sttorybox?

Javier. —Sttorybox es una comunidad creada para amantes de la escritura. Así como Youtube se centra en los vídeos o Instagram en las imágenes, nosotros nos centramos en la palabra escrita en forma de historias. La idea de Sttorybox nació con el objetivo de ser la plataforma de referencia en el mundo de la escritura. Un punto de encuentro donde cualquier amante de la literatura se sintiera a gusto. Un lugar donde compartir tus historias, recibir consejos, animar a otros escritores, conocer a otros con gustos similares, y por supuesto, poder aprender de otros.

Miriam. —Cuéntanos un poco más sobre el origen de “El lugar de las historias”. ¿Cómo nació Sttorybox?

Javier. —Llevo algunos años escribiendo y he pasado también por talleres de escritura. Cada semana teníamos que escribir un relato y leer unos cuantos de otros alumnos. Este sistema era bueno porque sabías que lo que escribías iba a ser leído al menos por alguien más. Los comentarios de mis compañeros me animaban a escribir cada semana. «Así que eso es», pensé, ese “feedback” es el que me anima a seguir. A partir de eso pensé en crear una web donde pudieras recibir “feedback” muy rápido sobre lo que escribías. La mejor forma era ir haciendo pequeñas entregas de la historia y que la gente te diera su opinión muy rápido sobre esos trozos, así que nacieron las cajas de Sttorybox.

Cuando aún no existía Sttorybox nada más que en mi cabeza, hablé con mi amigo Víctor para contarle esa idea loca que había tenido. Le encantó la idea, nos pusimos manos a la obra y así fue como creamos la plataforma. A partir de ese momento empezamos a definir hasta el más mínimo detalle: mecánica, espíritu, valores, etc. Fue de esos momentos donde das con la gente adecuada en el momento adecuado, algo de lo que siempre me sentiré muy afortunado :)

Miriam. —¿Sabrías decirnos, aproximadamente, cuántos escritores y lectores somos ya en Sttorybox? ¡No vale mirar!

Javier. —Tenemos alrededor de 7000 usuarios actualmente, pero siguen creciendo a buen ritmo, sobre todo la cantidad de interacciones que realizan entre ellos. Me siento muy orgulloso de poder decir que hemos superado los 50.000 likes y tenemos más de 12.000 comentarios.  Recientemente hemos estrenado las “menciones”, que están teniendo mucho éxito entre nuestros usuarios más activos.

Miriam. —Muy bien, no nos has fallado con la cifra. Viendo como la web ha crecido y los usuarios se han ido fidelizando, creo que a todos nos encantaría preguntarte: ¿Cuál es tu meta con Sttorybox?

Javier. —Nuestro objetivo es crear una nueva forma de comunicación adaptada a los nuevos tiempos. En vez de esa desconexión típica entre el escritor y sus lectores (el escritor escribe su historia y una vez finalizada los lectores la leen) queremos lograr un vínculo especial entre ellos, que el lector también pueda participar en la historia a medida que se va creando.

Miriam. —¿Qué tipo de acciones no están permitidas en Sttorybox? ¿Alguna vez habéis tenido que bloquear a un usuario o se ha producido algún altercado similar?

Javier. —No recuerdo haber tenido que bloquear a ningún usuario. Por suerte la gente ha sido siempre muy amable y respetuosa con el trabajo del resto. ¿Qué tipo de cosas no permitiríamos? Cosas que creo que son de sentido común como relatos de temáticas prohibidas por la ley o similares.

Miriam. —Muchos usuarios han manifestado su entusiasmo ante la idea de crear una app para Android e iOS. ¿Lo tenéis en la lista de tareas?

Javier. —Por supuesto, es algo que nos gustaría muchísimo a medio plazo. Por ahora nos hemos centrado en que la plataforma se pueda utilizar desde el móvil cómodamente, pero el próximo paso probablemente será llevarla a una app nativa.

Miriam. —¿Cómo fueron los primeros pasos de Sttorybox? ¿Fue muy duro o complicado sacarla adelante?

Javier. —Fue complicado, por supuesto, como todo comienzo. Supuso renunciar a nuestras pocas horas libres que teníamos cada uno para dedicarnos a la creación de la plataforma.Pero estamos muy contentos con el resultado, y si tuviéramos que volver a pasar por lo mismo lo haríamos sin dudarlo. La escritura produce uno de los placeres más grandes que se pueden experimentar, y el hacer posible esta experiencia a miles de personas, produce un placer aún más grande. Una de las cosas que más nos costó fue alcanzar la calidad suficiente para poder lanzarlo o, más bien, autoconvencernos de que Sttorybox estaba listo y tenía una calidad bastante buena como para darse a conocer al mundo. Siempre vemos nuestros proyectos igual que nuestros escritos, como obras inconclusas que no han llegado aún a la totalidad de la perfección.

Miriam. —¿Y el principal miedo a la hora de embarcarnos, tanto Víctor como tú, en este proyecto?

Javier. —Yo diría que nuestro principal miedo fue la eterna pregunta que se hace cualquier persona antes de empezar algo nuevo: ¿Y si fracasamos?¿Y si nos hemos equivocado y ya nadie tiene tiempo para escribir online? En los tiempos en los que vivimos, donde cada semana nacen varias redes sociales, donde hay una sobrecarga tremenda de información, donde se lleva mucho eso de usar y tirar (incluido con apps y webs), ¿habría hueco para una comunidad de amantes de la escritura? Por suerte empezaron a llegar los primeros escritores, los primeros comentarios, los primeros emails felicitándonos, y poco a poco empezó a crecer.

Miriam. —Y, a pesar de esos complicados primeros pasos, aquí sigue Sttorybox, creciendo caja a caja :) ¿Qué tal acogida tienen actualmente los relatos compartidos por los autores de la comunidad? Estoy segura de que a nuestros futuros miembros les encantará escuchar de primera mano lo que pueden conseguir si se unen a nosotros.

Javier. —Cada mes se visualizan decenas de miles de páginas en Sttorybox. Cuando un autor escribe, su historia aparece de inmediato en la primera página, por lo que hay muchas probabilidades de que la gente lo lea y le dé feedback rápidamente. ¿Quién te dice que entre esos miles de ojos que verán su historia no habrá algún profesional del mundo de las letras que le haga dar el salto? Por otra parte sirve como escaparate para mostrarle al mundo tu trabajo en el ámbito de la escritura. Muchos usuarios ya ponen en su perfil virtual un link a su cuenta de Sttorybox.

Miriam. —¿Qué le dirías a un escritor indeciso para ayudarle a decantarse por Sttorybox? ¿Cuál es el punto fuerte de la plataforma?

Javier. —Pienso que el mayor atractivo de Sttorybox radica en su mecánica. Es muy parecida a la de las series de la tv, donde primero lanzan un capítulo piloto para ver qué opina el público y decidir si continúan o no. En este caso es igual: los escritores escriben la primera caja y, si tienen éxito con el público, se les permite continuar su historia. Esto hace que tanto los escritores novatos como los experimentados puedan probar en un mundo real si su historia gusta o no. Como aficionado a la escritura para mí esta característica de Sttorybox tiene un valor enorme. Ahorra muchísimo esfuerzo futuro.

Además de la mecánica tiene el añadido de la inmediatez. Tú puedes escribir una caja y a los pocos minutos ya puedes estar recibiendo tu primer “me gusta” o comentario. Es algo que ayuda muchísimo a no desanimarte y continuar con tu historia.

Miriam. —¿Y qué sientes tú cuando ves como, día tras día, el proyecto por el que apostaste va ganando volumen y consolidándose?

Javier. —¿Qué siento? Siento que he podido devolver a la literatura al menos una pequeñísima parte de la satisfacción que me dio. Muchas veces en las historias que escribe la gente o en los comentarios que deja me veo reflejado a mí mismo, en esos años de escritor principiante, aún buscando la tan preciada “voz del escritor”, intentando buscarme a mí mismo.

Miriam. —¿Algún consejo final para todos aquellos amantes de la literatura que están ahora mismo leyendo esto?

Javier. —Escribid. En serio, y no lo digo por Sttorybox. La escritura es una de las mejores formas de conocerse a sí mismo. Ese momento frente al folio en blanco es mágico, es un desafío, es una lucha constante contra ti mismo. Es algo que toda persona debería probar, aunque sea una vez.

javi

Poco nos queda por añadir, salvo preguntaros qué os ha parecido y animaros a compartir vuestras impresiones dejándonos un comentario. Al menos, esperamos haber cumplido nuestro principal objetivo: animarte a que compartas tu amor por las letras con nosotros en Sttorybox.

Soy algo que redacta, cuenta historias, y hace cosas con imágenes. Preferentemente divulgativas. A poder ser, sobre comida.

Comentarios

comentarios