Guía para superar un bloqueo creativo

Posted on March 26, 2015

Decía Bukowski que es mejor escribir sobre el bloqueo creativo de un escritor que dejar de escribir. Sin duda, la mayor barrera con la que nos cruzamos las personas que amamos crear historias sobre un papel es el bloqueo creativo. Ese instante en que se nos paralizan los músculos, nuestra mente se queda en blanco y dejamos de ver clara la continuación de nuestra narración.

Algunos insisten en que la inspiración en el arte viene dada por las musas, como si dar vida a un relato dependiera de un acto mágico, cuando en realidad es fruto de nuestras capacidades y de nuestro estado mental y físico. Picasso lo tenía muy claro “La inspiración existe pero tiene que encontrarte trabajando”.

En más de una ocasión perderás el entusiasmo, las ganas o te quedarás bloqueado frente a la continuación de tu relato, toma nota de algunos de estos consejos para superar el bloqueo mental y explotar todo tu potencial:

Ponte en movimiento

En ocasiones pensamos que escribir es un acto que depende únicamente de nuestra mente, sin embargo la cabeza debe estar en sintonía con el resto del cuerpo. Para desbloquear tu mente trata de empezar por tu cuerpo, ¿Qué tal practicar algo de deporte? ¿Comenzar con algo de meditación?.

Realizar actividad física nos ayuda a segregar serotonina, ese químico que eleva nuestro estado de ánimo y evita que nos sintamos mal. Eso te ayudará a calmarte y tener más energía para continuar tu historia con mayor fuerza que antes, también te servirá para relajar la mente y descargar las malas vibraciones.

Mente sana en cuerpo sano.

Descubre un nuevo lugar

Un problema de muchos escritores es centrarse en escribir a toda costa, olvidándose de algo verdaderamente importante: vivir. La materia prima con la que se sostienen los textos son nuestras vivencias, de cada experiencia sacamos una conclusión, un personaje, un sentimiento sobre el que escribir nuestro punto de vista.

Si no sabes como comenzar una nueva historia o te has quedado enfrascado en mitad de otra, te aconsejo que cierres tu cuaderno/pc y salgas de casa. Muévete por la ciudad sin rumbo, transita por una calle nueva: se turista en tu propia urbe. Encuentra una nueva cafetería, prueba con algo a lo que no estés acostumbrado de su carta.

Si tienes la posibilidad, haz un viaje. Viajar es una de las mejores formas de llenarte de nuevas ideas, personas e historias. Simplemente disfruta y cuando vuelvas a entrar en tu casa tu cuaderno te llamará como un imán para que le escribas todas las cosas que has sentido en los últimos días.
Empápate de otro arte

Muchos creativos tienen la teoría de que un bloqueo de músico se resuelve leyendo un buen libro y que un bloqueo de escritor se resuelve escuchando un buen disco.

El arte tiene muchas formas de expresión, una buena fuente de inspiración ante un parón creativo es disfrutar de otras formas de arte. Date tiempo para leer ese libro que hace tiempo tienes esperándote en tu librería, escucha el nuevo disco de esa banda que hace tiempo que no escuchas y que tanto te recuerda a tu infancia, mira un documental.

Es muy importante disfrutar también del arte en vivo, visita la nueva exposición de arte que ha llegado a la ciudad, saca un ticket para una obra de teatro o ve al cine con algunos amigos. El arte es algo que debes palpar, sentir y compartir con otros siempre que puedas. En ocasiones verás y oirás algo que te inspirará de forma inmediata, como si la idea te atravesase el pecho. Para que eso suceda más amenudo debes deleitarte con el arte siempre que puedas.

Rompe con todo y encuentra un nuevo punto de vista

Comienza a realizar una actividad que nunca te habías planteado, intenta escribir sobre un nuevo género, apúntate a un club literario. En definitiva comienza a hacer una actividad que desconocías absolutamente hasta ahora, Steve Jobs siempre decía que “la creatividad solo consiste en conectar cosas”, es más, en su opinión las personas creativas no hacía nada solo conectaron dos experiencias y las sintetizaron de una nueva forma.

Por ello empaparte de nuevas ideas o actividades solo puede servirte para escribir sobre cosas que antes desconocías, se trata de continuar ampliando tu punto de vista. Quizás así logres continuar esa historia que haces tiempo tenías parada o comenzar la mejor de todas.

No te obsesiones con resolverlo de forma inmediata

Lo peor que puedes hacer ante una obstrucción creativa es: no dejar de pensar en el parón creativo. Eso solo servirá para que la situación empeore y sientas una cierta ansiedad a la hora de comenzar a escribir. Tómalo con calma, a fin de cuentas escribir es una de tus mayores pasiones, no debe causar malas sensaciones en ti, solo aportar cosas positivas.

No pasa nada por admitir que has detenido temporalmente una historia, escribir no es una carrera de fondo en la que se da un premio al primero en llegar a la meta. Hay autores que escribieron su mejor obra cerca de su muerte, otros lo lograron antes, no te obsesiones con eso.

Dejar de pensar sobre ello, distraerte con otras actividades te ayudará a oxigenar tu cerebro algo que te ayudará a volver como nueva a continuar tu relato.

La solución puede estar en los demás, no lo olvides

El ser humano es un Zoom Politikon o Animal cívico, lo que quiere decir que en nuestro adn está la convivencia en sociedad. Es cierto que escribir es un acto que en ocasiones hacemos excesivamente solitario, ya que es algo que solemos hacer en nuestra casa o rincón favorito sin nadie más alrededor.

Esto tiene su razón de ser, seguramente, en que es más fácil concentrarse sin muchas distracciones. Sin embargo no te olvides de mostrar tu obra a otras personas, encontrar opiniones de diferentes estratos, desde personas apasionadas por la escritura a lectores aficionados, ellos pueden ayudarte a cambiar tu punto de vista o mejorar tu relato.

En ese sentido Sttorybox puede ayudarte mucho, no tienes que buscar alguien idéntico a ti en tu grupo de amigos, en la plataforma encontrarás cientos de personas con las mismas inquietudes que tú, todos diferentes, todos con una pasión común: escribir y leer.

25 horas al día dedicada a escribir. Periodista. La cultura y la tecnología me provocan delirium tremens, prefiero no abstenerme.

Comentarios

comentarios