Lecturas para el verano II – El regreso del Caballero Oscuro

Posted on June 24, 2015

Una buena forma de sobrellevar una ola de calor como la que hemos sufrido la semana pasada, o como las muchas que están por llegar, es recurrir a una buena lectura. Ya sea tendido sobre la playa, descansando en la tumbona junto a la piscina o incluso tumbado sobre la cama mientras se escucha el zumbido monótono del aire acondicionado en funcionamiento, leer sigue siendo durante el verano una actividad necesaria y perfecta para la evasión de nuestras mentes.

Sin embargo, hay que reconocer que cuando estamos preparando la maleta para nuestro viaje vacacional, se puede antojar tedioso y poco práctico pretender incluir como compañero de viaje “Guerra y Paz” de Tolstoi, el “Ulises” de Joyce o todos los volúmenes juntos de “Los nueve libros de la Historia” de Heródoto sobre los que hablamos la semana pasada.

Los relatos cortos y libros de bolsillo (los de verdad, no los de nombre) son los grandes aliados del viajero incapaz de privarse de su vicio literario. Y también lo son las novelas gráficas. Por tamaño, comodidad, potencia estética y brevedad, un cómic es un accesorio atractivo para disfrutar de una lectura rápida y sin compromiso durante el momento de relax que siempre se presenta en medio de una jornada vacacional.

Las novelas gráficas actuales son trabajos que aúnan a su manera elementos del cine, la fotografía, el dibujo y la literatura. Esta mezcla ecléctica de artes debe por sí misma ser capaz de despertar el interés de cualquier persona interesada en lo visual y en lo narrativo. Además, por si fuera poco, el mundo del cómic actual es un sector maduro que ha conseguido consolidar su presencia entre el público adulto y entre receptores de diferentes gustos e inquietudes. La imagen del cómic como historieta dirigida exclusivamente a niños y adolescentes, hace décadas que quedó atrás, así que es hora de sortear los prejuicios al respecto.

En su momento realizamos una recomendación sobre la novela gráfica “Maus” que se erigió como una gran contribuyente para el fortalecimiento del cómic alternativo. Un cómic alternativo es aquel que se aleja de la vertiente tradicional que había imperado en la historieta hasta finales de los años 70, consistente en relatos de superhéroes o fantasía mitológica o medieval. Hoy nos toca centrarnos precisamente en uno de los máximos exponentes de esa rama tradicional. Nos referimos al personaje de Batman en la novela “El regreso del Caballero Oscuro”, creada por Frank Miller.

“El regreso del Caballero Oscuro”, nuestra recomendación de hoy

“El regreso del Caballero Oscuro” se ambienta en unos años ochenta alternativos y comienza precisamente con una severa ola de calor veraniega que está abrasando la ciudad de Gotham. Bruce Wayne, el que fuera identidad secreta de Batman en el pasado, se dedica a desfogarse emborrachándose y gastando las horas participando en carreras suicidas de bólidos donde está a punto de perecer en más de una ocasión. A sus cincuenta años y con algunos de los mayores supervillanos encerrados para siempre o supuestamente reformados, el viejo Wayne vive en un retiro forzoso que aceptó una década antes de comenzar la historia. Su traje, el batmóvil y la batcueva entera se hunden bajo capas de polvo, así como su propia leyenda. No son pocos ya los que hablan de Batman como un recuerdo legendario más que como una realidad, y muchos jóvenes ni siquiera pueden afirmar que lo vieron en acción alguna vez.

Y sin embargo, la ausencia de Batman no significa que Gotham consiguiera convertirse en un remanso de paz. La delincuencia común llena las calles como nunca, el pesimismo es patente en los ciudadanos y la Guerra Fría amenaza la paz mundial. Una noche, tras una reunión con el anciano comisario Gordon, Wayne pasea por la ciudad y percibe de primera mano su decadencia, la caída de la Gotham que antes estaba bajo su protección.

Indefectiblemente, en cuanto Wayne vuelve a casa, se ve asaltado por las viejas pesadillas que siempre lo acosaron: la caída en el pozo de la mansión familiar, donde fue atacado por los murciélagos que lo inspiraron para crear su alter ego; y el asesinato de sus padres. Wayne comienza a sentir así la llamada a las armas, el anhelo de volver a ser quien era, el deseo de rescatar a Batman de las tinieblas.

Y así regresa al fin el Caballero Oscuro a las calles de Gotham, causando una auténtica sensación entre fuerzas del orden y villanos por igual. Su primer objetivo es detener a la banda criminal que tiene tomada Gotham. Pero esto es solo el primero de una serie de acontecimientos encadenados. Mientras Wayne nombra como nuevo Robin a una adolescente que ha conocido en las calles, en un manicomio, el Joker, que se ha mantenido en estado catatónico durante años, reacciona cuando escucha la noticia de que Batman ha vuelto para poner orden en Gotham. Como Bruce, el Joker necesitaba de Batman para sentirse vivo y activarse otra vez.

Por si fuera poco, el gobierno de los Estados Unidos nombrará proscrito a Batman y solicitará a su mejor agente que lo liquide. Este no es otro que el mismo Superman, que se ha convertido en un títere al servicio del gobierno americano en la lucha contra la U.R.S.S.

“El regreso del Caballero Oscuro” es una historia sobre el tiempo perdido, sobre la decadencia que sobreviene con el paso de los años y el abandono de nuestras responsabilidades, y de cómo en el corazón de cada uno siempre pervive el sueño o la carga de lo que un día fue.

El Batman de Frank Miller fue uno de los personajes que elevó el género de los superhéroes a una nueva categoría. Junto a “Watchmen”, de Alan Moore (otra obra de arte apabullante), colocó las bases para alcanzar la madurez y añadir contenido adulto, intelectual o hasta filosófico a las obras de este género.

Conocer “Maus” por un lado, y conocer “El regreso del Caballero Oscuro” y “Watchmen” por el otro, concede el conocimiento más básico de las dos vertientes elementales del mundo del cómic. Una tarde de verano no es mal momento para descubrir estas maravillas que deberían satisfacer con facilidad a cualquier persona con interés y gusto por la estética y el arte en general.

Amante de las letras profesional y escritor amateur. Comparto mi idilio con la literatura en sttorybox.com

Solo soy infiel a la escritura cuando me cruzo con el maravilloso mundo del cine y el dibujo.

Comentarios

comentarios