Recomendación III: “1984″

Posted on January 20, 2015

Cuando hablamos de 1984 lo hacemos posiblemente de una de las distopías más conocidas y al mismo tiempo más lúcidas de la historia de la literatura. Es chocante el sorprendente sentido de actualidad que está ganándose este relato escrito por George Orwell y que expone una sociedad completamente alienada y asfixiada por la represión ejercida por un régimen totalitario cuyo objetivo es erradicar el pensamiento y reducir la voluntad de los individuos a la de meras marionetas, agentes al servicio de los grandes dirigentes.

1984 se ambienta en una Londres gobernada férreamente por el INGSOC, un partido político de carácter dictatorial que no solo se fija en las tareas del poder, sino que también dirige las facetas esenciales de la vida de sus ciudadanos, imponiendo un clima de adoración hacia el Estado totalitario. Aquí cobra especial relevancia el Gran Hermano, la figura del líder supremo que dirige esta entidad política y que tiene un carácter omnipresente, suponiéndosele un control absoluto sobre todo los hechos que suceden bajo su vigilancia.

El protagonista de 1984 es Winston Smith, un funcionario del Ministerio de la Verdad. Las tareas de Smith en el Ministerio consisten en manipular todos los escritos y documentos existentes para amoldarlos a la verdad que el partido desea transmitir, o destruir aquellos que atenten contra ese objetivo.

Llega un día en el que Smith comienza a cuestionarse su labor y a preguntarse cómo es posible que un régimen que requiere manipulaciones continuas de la historia y de la información puede ser perfecto. Es decir, Smith comienza a manifestar trazas de pensamiento crítico.

No hay nada más inconveniente en la Londres de 1984 que pensar por ti mismo. Los hogares y lugares de trabajo de los funcionarios están controlados con micrófonos y cámaras para comprobar que sus conversaciones y reuniones se desarrollan acorde a los valores del partido. Los individuos que escapan a este asfixiante control son los llamados proles, obreros cuya apreciación intelectual está tan disminuida, que no resultan peligrosos mientras se les mantenga convenientemente entretenidos. Los ciudadanos son continuamente expuestos a actos de propaganda y de odio hacia potencias extranjeras y rebeldes que pretenden derribar el régimen y, por último, se recurre a mecanismos cognitivos como la “neolengua” y el “doblepensar” para guiar los actos de los individuos hacia la sumisión total.

Smith no puede evitar profundizar en el libre pensamiento y cuestionarse el por qué de las cosas. La historia se pone en movimiento cuando conoce a Julia, una joven compañera de trabajo que también está disgustada con el modo de vida que llevan y de la que Smith se enamora. Juntos comienzan a desarrollar sus convicciones, lo que no tardará en provocar la reacción de los mecanismos del régimen.

Crítica

1984 es una crítica total a los regímenes totalitarios que atentan contra la libertad individual, en concreto el estalinismo. George Orwell participó en la Guerra Civil española como miembro de las Brigadas Internacionales. Allí entró en contacto con ciertos grupos promotores del comunismo aplicado por Stalin en Rusia, y tras el final de la guerra su rechazo hacia esta fórmula de totalitarismo era total. Había comprobado que el régimen comunista era en esencia lo mismo que el fascismo que había ido a combatir.

Adicionalmente a su función original como crítica a los totalitarismos más devastadores de la historia de la humanidad, 1984 nos sirve hoy en día como aviso ante la creciente cesión de libertades y de responsabilidad en favor del Estado, así como la instauración de la manipulación informativa, de la historia revisada interesada, la apoteosis del odio y, en definitiva, la renuncia a pensar por uno mismo y a expresarse por el miedo a presiones externas. Imprescindible.

Amante de las letras profesional y escritor amateur. Comparto mi idilio con la literatura en sttorybox.com

Solo soy infiel a la escritura cuando me cruzo con el maravilloso mundo del cine y el dibujo.

Comentarios

comentarios