Segundas partes nunca fueron buenas, las peores secuelas literarias

Posted on May 19, 2016

Están de moda las sagas literarias. En ningún momento de la historia de la literatura se había visto tanta abundancia de libros que se enlazan gestando un universo amplio y nutrido, en el cual sumergirse pagina tras página. El clásico ejemplo y el más contemporáneo de todos es la saga de Harry Potter, capaz de introducirnos en la magia del colegio de Hogwarts. Se tratan de historias donde hay mucha tela que cortar, dándole paso a numerosos personajes y más escenarios de los alcanzados en un solo libro.

De hecho, algunos consideran que obras gruesas como Guerra y Paz, Los Hermanos Karamazov o Ulises de James Joyce, ya no volverán a escribirse, precisamente por esta tendencia moderna de gestar libros en varios tomos. Sin embargo, algo empieza a oler mal en esa tendencia acumulativa de libros. Muchos de los libros impresionantes y fantásticos con los que se inician estas sagas, se vuelven vulnerables ante la segunda entrega, dejando un sabor amargo en el lector como si se hubiera abusado de un intenso trago de miel combinada con ron.

He aquí una lista de libros que han sido considerados como peores secuelas a continuar leyendo:

Los juegos del hambre

Esta obra ha sido fuertemente crítica en el mundo de la literatura, en primer lugar por intentar demostrar como el amor entre adolescentes intenta sobrevivir en una época oscura y fría donde las personas deben someterse al desafío de luchar para saciar el instinto natural del hambre. Cuando la escritora intentó forzar a sus personajes ante una ética y moral sanas, en un esfuerzo minúsculo por encontrar allí una reflexión filosófica y humana, todo se va al traste: la novela pierde esencia.

Así que al finalizar el primer libro, ya se sabe de antemano qué es lo que viene. Leer el segundo libro es adentrarse a más de lo mismo. Además de lo cual, esta es una obra que ha sido acusada de plagio, siendo su punto de referencia la novela de Koushun Takami, titulada como: Battle Royale.

Insurgente

Esta es una novela de carácter futurista, cuya predecesora es Divergente. El mundo que se describe en Insurgente nos lleva a un escenario de Chicago, donde al cabo de una gran guerra, las sociedades se han repartido en 5 frentes distintos para mantener la era de la Gran Paz. Lo que ocurre con Insurgente, es que nuevamente, igual que Los Juegos del Hambre y la saga denominada Crepúsculo, se intenta colocar el aderezo de una relación romántica.

Los protagonistas de esta novela, Tris y Tobias, van a vivir un romance discreto dotado de silencios y desaciertos en donde no se ve con claridad el comportamiento de los personajes. Insurgente es un libro que decepcionó enormemente a los lectores de esta saga.

Crepúsculo

El error garrafal que Stephanie Meyer con esta saga de novelas, es vulnerar por completo la imagen tradicional que se tenia del vampiro. Esa desfiguración da origen al hecho de que los mismos vampiros pueden salir al sol, conformar familias con bandos en guerra y además metamorfosearse en animales salvajes. La cereza dentro el pastel dentro de esta catástrofe: el hecho de que exista una relación amorosa entre una mortal y un vampiro.

50 sombras de grey

Todo el mundo sabe el contenido de esta obra, tras la popularización que tuvo con el lanzamiento de la película. Se trata de una novela de un apuesto multimillonario que cierra un contrato exclusivo con una mujer con la que sostendrá una relación sentimental, pero más que sentimental, una relación carnal. La obra misma podría ser buena en sus contenidos, si hubiera sintetizado la idea en un solo tomo, pero al presentarse una segunda parte ya es sospechable lo que va a vivir el protagonista. Por ello se vuelve una novela muy tediosa y aburrida de leer.

En busca del tiempo perdido

¡Alto! ¡Alto! Apaguen las llamas de esa hoguera y dejadme terminar la idea de este último libro. ¿Pero cómo puedes juzgar una joya de la literatura universal como una novela aburrida? Sí, Marcel Proust gestó una novela fascinante pero se trata de una obra que peca por su estilo pesado y aburrido. En busca del tiempo perdido es una novela con un estilo literario muy denso, con frases que se prolongan líneas y líneas antes de darte una idea concreta de lo que está diciendo Proust.

Muchas personas no han logrado pasar de las primeras cincuenta paginas y cuando el escritor envío el manuscrito a la editorial, ésta que lo rechazó alegando que no existía nada más aburrido que escuchar la voz de un narrador durante más de veinte páginas describiendo su permanencia en una cama. El segundo libro de esta magistral novela, describe el tormento celoso que experimenta el protagonista con una lentitud realmente agotadora.

¿Qué os ha parecido? ¿Cuáles son para vosotros las peores segundas partes que se han escrito jamás? No dudéis en dejar un comentario ;)

Hago el ganso, fotos y, a veces, escribo.

Comentarios

comentarios